Agradecimientos

Las conclusiones que incluye el relato, y su fuente en el glosario, no habrían sido posibles sin la intervención de otras personas que han aportado su conocimiento. Me han enseñado, interactuando o con formación, o han planteado las incógnitas correctamente para inducirme a investigar. Es algo común para todos, pero de agradecer siempre.
La escuela historiográfica creada alrededor de Josep Fontana en la Universidad Autónoma de Barcelona, con él mismo, y otros como Pere Gabriel, me dieron los recursos para investigar lo que sucedía en la URSS. Gracias a la metodología sobreviví al choque con la realidad. No cuadraban la formación política que portaba con lo que sucedía.
Muy agradecido al grupo de mineros de Karaganda (Kazajistán), del entonces recién nacido Sindicato Minero Independiente. Me enseñaron sus vidas y dificultades, las relaciones con el poder, el espionaje a las personas, incluso en sus trabajos, las contradicciones del sistema y hasta los chistes; Algunos irónicos y tan negros como el carbón.
Gennadi Ozorovsky, Pavel Chuspanov… Me consideraban de los suyos y como tal ‘me enviaron de vuelta a Madrid’. Gennadi decía que nos cuesta entendernos, no por el idioma, porque hablamos cada cual un dialecto exclusivo: “Si tu dices cuadrado y yo triangulo las esquinas no encajan y no hay comunicación”… Parecía anticipar la deconstrucción diaria en la que nos ha sumido el postmodernismo para que en la era del conocimiento sea imposible entendernos. Volví tan motivado que me ha movilizado hasta hoy, de ahí la dedicatoria.
También agradecido a la que entonces era mi compañera, ya fallecida, Dolores Rodriguez, que me enseñó ruso al tiempo que lo aprendía mi hija. Me ayudó a vivir en un país de tiendas vacías, homogeneidad estética, moneda escasamente útil (‘de madera’), colas para casi todo. Un sistema en el que alquilar una vivienda era ilegal o conseguir un billete para un viaje interior requería visado y pasar por la ventanilla del KGB para obtenerlo. Un ‘Indiana Jones’, en cirílico, en el que buena gente sobrevive como puede.
Me traje en el plan de trabajo: ‘la explotación en el sistema socialista’ (ironía), el poder y la motivación humana, la propiedad y el estado, la economía planificada, el origen social de la burocracia… estar comunicados; los jóvenes del sindicato anarquista ruso KAS-KOR me enseñaron el internet de consola con modem de 1200 baudios.
El regreso fué a un mundo cambiado, globalizándose a la velocidad de los datos, invadido por la crisis en las organizaciones políticas. Ramón Fernandez Durán, del grupo internacional de AEDENAT (Hoy Ecologistas en Acción), me conectó con el ecologísmo, el altermundismo, las cumbres alternativas, el movimiento antiglobalización. Gracias a su trabajo, intelectual y personal, muchos activistas vimos otras luces, ya llevaban un tiempo ahí, cuando iban cayendo las organizaciones.
Siguiendo el consejo de KAS-KOR el historiador se hizo informático y enlacé con otro grupo humano, el internauta cuya casa es la red. Francisco George (Piratas), Javier Fernandez Piñeiro, Eduardo Vidal Martinez y Victor Domingo(fallecido recientemente). Compartimos la lucha por la tarifa plana, después con el Manifiesto por Nuestros derechos en Internet contra la Ley Sinde, contra el Canon de la AED como si fuéramos un partido, sin estatutos locales o cargos. Compartimos el nacimiento del #15M. Con ellos conocímos la inteligencia colectiva que regularizamos en los debates en Twitter con el HT #INP y una organización abierta Reddeideas.
La interacción en la red me enseñó algunas de las herramientas del Glosario, pero también aprendí de la mano de Mercedes Hortelano (@myklogika) cuanto se estaba avanzando en el conocimiento de la inteligencia humana y como el nuevo management aprovecha estos avances para cambiar la estructura de las empresas, las relaciones con los empleados, las concepciones de liderazgo, el valor de los intangibles, el conocimiento vivo. El relato de Hipatia tiene mucho de evolución de estos avances científicos para el hacer social y político del bien común. Y de Mercedes está el Beneficio de 360º, idea suya en origen, y evolucionada después.
El 15M movilizó al conjunto de la sociedad de forma transversal y difusa haciendo que cambiara por completo el discurso político hasta el punto de que, habiendo desaparecido como movimiento social, aún pervive su influencia. Son muchas personas en el 15M las que me han enseñado e influido de alguna forma, de todas ellas me quedo con Carlos Rossique, ingeniero Informático y Rafael Tejero Ibancos, filósofo granadino y 100% del bien común.
Carlos ha documentado gráficamente la evolución social y organizativa del 15M y aplicó la democracia electrónica a uno de sus movimientos más poderosos, la marea blanca por la sanidad pública. Compartimos tantas cosas que me parece inseparable de HipatIA, aunque aún nos quedan algunos ‘No’ por aprovechar.
Finalmente, mi actual pareja, Helena Meler que ha tenido la paciencia de considerar y depurar todas las ideas. En un bombardeo diario de lógica contrastada y en experiencias sociales en las que hemos probado los conceptos del relato.

Indice